SALA 10 Academia San Carlos

INICIO

Virreinato

Independencia

Reorganización

La Reforma

Intervención francesa

Escuela Nacional de Bellas Artes

El Porfiriato

La Academia Nacional

Posrevolución

Cine y fotografía

Escuela Nacional de Artes Plásticas

Los últimos tiempos

...
...

Cine y fotografía en la
Escuela Central de Artes Plásticas

... ...

Cine y fotografía en la Escuela Central de Artes Plásticas

En 1929, año en que se logró la autonomía universitaria, la Academia de San Carlos se convirtió en la Escuela Central de Artes Plásticas (ecap) y Diego Rivera fue su director aunque por muy poco tiempo debido a la oposición de algunos representantes de arquitectura y férreas críticas internas y periodísticas. Tras su salida se nombró al sindicalista, filósofo y político Vicente Lombardo Toledano (ajeno al mundo del arte en tanto creador). Bajo su dirección la ecap consideró la inclusión de dos manifestaciones visuales que hasta entonces (1930) no formaban parte de los planes de estudios: el taller de fotografía a cargo del destacado Agustín Jiménez y el primer taller de cinematografía en donde se realizarían los primeros encargos institucionales, a cargo del artista plástico Emilio Amero, quien también se desempeñaba durante los mismos años, hasta 1934, como profesor de litografía.

Si bien la fotografía se empezó a utilizar desde muy temprana fecha en el siglo xix en la Academia, ésta era considerada como una herramienta de apoyo para otras disciplinas, en especial la pintura y la arquitectura. El taller de fotografía de Jiménez marcó un precedente y abrió las puertas de la Academia a grandes fotógrafos que encontrarían en la institución un lugar en el que se considerara dicha expresión visual desde la perspectiva artística; tal fue el caso de Antonio Garduño, Lola y Manuel Álvarez Bravo, Kati Horna, María Eugenia Latapí y una larguísima lista de maestros de la lente. El caso del cine fue efímero pues al dejar Amero la institución el taller cerró definitivamente.

Recursos

Colecciones

En 1929, año en que se logró la autonomía universitaria, la Academia de San Carlos se convirtió en la Escuela Central de Artes Plásticas (ecap) y Diego Rivera fue su director aunque por muy poco tiempo debido a la oposición de algunos representantes de arquitectura y férreas críticas internas y periodísticas. Tras su salida se nombró al sindicalista, filósofo y político Vicente Lombardo Toledano (ajeno al mundo del arte en tanto creador). Bajo su dirección la ecap consideró la inclusión de dos manifestaciones visuales que hasta entonces (1930) no formaban parte de los planes de estudios: el taller de fotografía a cargo del destacado Agustín Jiménez y el primer taller de cinematografía en donde se realizarían los primeros encargos institucionales, a cargo del artista plástico Emilio Amero, quien también se desempeñaba durante los mismos años, hasta 1934, como profesor de litografía.

Si bien la fotografía se empezó a utilizar desde muy temprana fecha en el siglo xix en la Academia, ésta era considerada como una herramienta de apoyo para otras disciplinas, en especial la pintura y la arquitectura. El taller de fotografía de Jiménez marcó un precedente y abrió las puertas de la Academia a grandes fotógrafos que encontrarían en la institución un lugar en el que se considerara dicha expresión visual desde la perspectiva artística; tal fue el caso de Antonio Garduño, Lola y Manuel Álvarez Bravo, Kati Horna, María Eugenia Latapí y una larguísima lista de maestros de la lente. El caso del cine fue efímero pues al dejar Amero la institución el taller cerró definitivamente.

Recursos

Colecciones