lupa
El maíz en la Nueva España
Portadilla de El maíz en la Nueva España

El maíz en la Nueva España

Desde épocas prehispánicas el maíz fue el cereal básico en la alimentación de los pueblos mesoamericanos. Durante el periodo colonial, los españoles trajeron nuevas especies de plantas, pero el maíz continuó como la base de la dieta para los pueblos nativos.

El cereal americano se incorporó, con el tiempo, a una cultura gastronómica mestiza que integró ingredientes europeos e indígenas a los platillos novohispanos.

En la época virreinal se registraron años de malas cosechas debido a cuestiones climáticas –así como los cambios demográficos y la redistribución de recursos naturales– y trajeron temporadas de carestía, hambre, variaciones en las actividades económicas, migraciones, epidemias, mortandad y agitación social entre las masas urbanas y campesinas. El efecto inmediato de la pérdida parcial o generalizada de la cosecha era el aumento del precio del maíz, seguido por el de los demás cereales y el de la carne. En las crisis más severas las minas también paraban sus actividades, pues dependían del maíz y los forrajes para el alimento tanto de los trabajadores como de los animales de tracción y carga que movían los molinos y transportaban los productos.

Toda la problemática alrededor de la producción, distribución e importancia del maíz en la Nueva España puede apreciarse a través de los documentos que integran esta colección, que nos acercan a las prácticas agrícolas de la época, a la importancia que este grano tenía para las regiones mineras y a la forma en que los pueblos se organizaban para hacer frente a la escasez.