lupa
Temas
Portadilla de Lucas Alamán y la organización del Estado mexicano

Lucas Alamán y la organización del Estado mexicano

2 de junio

Lucas Alamán (18 de octubre de 1792-2 de junio de 1853) fue un hombre de transición. Su nacimiento a finales del siglo XVIII y su muerte a mediados del XIX lo hicieron formarse como un súbdito de la Corona española aunque terminó sus días como ciudadano de un país que todavía no encontraba la estabilidad política necesaria tras su lucha por la Independencia. En el aniversario de su fallecimiento, lo recordamos por haber sido un personaje que no se conformó con ver el conflicto por el que México atravesaba y actuó de acuerdo a su circunstancia y formación para proponer la creación de un Estado centralista, lo que consideró la mejor opción para reorganizar el país. No basta con describirlo como un conservador a ultranza, sino como una persona cuyo enfoque de la posible organización del Estado mexicano dependió de los elementos históricos y actuales de que dispuso en su momento, una etapa sumamente crítica para el país.

Viajero a causa de su trabajo y después por placer, Alamán tuvo distintos cargos públicos tanto en la organización colonial como en el México independiente. Fue secretario de Relaciones Exteriores, y a la par de sus tareas gubernativas también se dedicó a organizar el Archivo General de la Nación y a establecer el Museo de Antigüedades e Historia Natural. Aunque tomó varios momentos para alejarse de la vida pública y dedicarse a negocios particulares, Alamán nunca dejó de interesarse por la política y la economía del país al fomentar la industria textil algodonera, apoyar la diversificación ganadera y fundar las escuelas de artes y agricultura.

El historiador, empresario, político y escritor guanajuatense fue una figura polémica. Se le acusó de haber sido cómplice en el asesinato de Vicente Guerrero, se le hicieron múltiples reclamaciones por su trabajo como ministro, además de ser refutado y desmentido por otras tantas personas tras escribir sus trabajos históricos, como en el caso de los tomos de Historia de México desde los primeros movimientos que prepararon su independencia en el año de 1808 hasta la época presente, aparecidos entre 1849 y 1852. Los documentos que se muestran en esta colección nos acercan a la intensa vida que tuvo este mexicano y a su proyecto de Estado, pero también nos sirven para comprender el siglo XIX pues son rico testimonio de su presente y pasado inmediato.