lupa
Destacado: Municipalidades Coyoacán Desamortización
 
 

Sobre la carátula del expediente llama la atención inmediatamente la leyenda impresa “DISTRITO DE COYOACÁN”; un poco más abajo y con letra manuscrita se lee el asunto a tratar, relativo a un escrito que los vecinos del barrio de San Francisco de la Cabecera presentaron para que se hiciera el reparto de “El Pedregal”. En los nueve documentos glosados que fueron elaborados entre enero y mayo de 1903 se desarrolla el proceso para llevar a cabo la desamortización del terreno mencionado.

Gracias a este breve expediente nos enteramos que los vecinos reclamaron las tierras de El Pedregal y no sólo pedían la repartición, también que se les entregaran los títulos para garantizar su pertenencia. Parte del procedimiento jurídico implicó que las autoridades del ayuntamiento buscaran los títulos o cualquier otra información en el Archivo General de la Nación para conocer la situación de las tierras reclamadas. En el oficio 101 bis, que firmó Luis Mondragón, anunció que de acuerdo a la información proporcionada por los habitantes más antiguos los vecinos estaban en posesión del terreno aludido. Por otra parte, en el único mecanoescrito glosado en el expediente, se indican más datos sobre el suceso aludido. En la foja 10 se transcribe el oficio fechado el 3 de febrero de 1903, que a su vez contiene un escrito del 26 de enero en el que Adolfo Fenichio informa que los solicitantes fueron motivados

 

por un “torpe tinterillo” a pedir el terreno, argumentando que tenían derechos; sin embargo, el abogado aclaró que dicha superficie formaba parte de un fundo piadoso en favor de la iglesia del barrio de San Francisco de Coyoacán y no como un terreno de común repartimiento. Fenichio agregó que desconoce la naturaleza de la propiedad pero ya que él tenía en posesión el título de la misma, los interesados tendrían que demandarlo frente a los Tribunales del Distrito competentes para dicho asunto. Al terminar la copia del oficio se solicitó que los vecinos de San Francisco presentaran los títulos en que apoyaban su petición.

El expediente finaliza con una minuta del Gobierno del Distrito en la que hacen referencia al mecanoescrito de la Secretaría de Gobernación y que se remite al ciudadano Manuel Juárez para su conocimiento, sin aportar más datos sobre lo acontecido; no nos sugiere si los vecinos lograron la repartición de aquel terreno que consideraban de su legítima propiedad, lo que sí señala, aunque el brevísimo expediente termine con esa última minuta, que es posible seguir las huellas del suceso, al menos en otras fuentes, en otros archivos.

Descargue aquí la transcripción