lupa
Constitución de 1917: legado fundamental de la Revolución
Portadilla de Constitución de 1917: legado fundamental de la Revolución

Constitución de 1917: legado fundamental de la Revolución

Probablemente la Constitución de 1917 sea uno de los legados más importantes que nos dejó la Revolución mexicana y que, a pesar de todo, se mantiene vigente en nuestro territorio. El documento realizado una vez que el gobierno de Venustiano Carranza pudo establecerse en la Ciudad de México e iniciar la pacificación del país resultó un parteaguas para la historia nacional y se convirtió en un referente internacional. Promulgada el 5 de febrero de 1917, plasmó las principales demandas sociales, económicas y políticas de la Revolución y dio paso a un nuevo orden que tuvo como propósito esencial articular el desarrollo de la nación en esta etapa.

Hay juristas que piensan que fue la primera Constitución abiertamente liberal y que incluyó los derechos sociales; además, fue redactada en un contexto mundial complejo, lo que le agrega valor a su creación. Esta Carta Magna generó otra forma de ver la vida, le dio reconocimiento a los obreros y campesinos que participaban en este movimiento, pero igualmente dotó a la nación de una estabilidad legal que fue la semilla para la reconstrucción de la sociedad tras el proceso armado. Con altibajos, con exclusiones, con posibles errores, es el estatuto que nos rige en la actualidad y, por lo mismo, debemos considerarla uno de los legados fundamentales de la lucha iniciada en 1910.