lupa
Regiones naturales: memoria viva de nuestro país
Portadilla de Regiones naturales: memoria viva de nuestro país

Regiones naturales: memoria viva de nuestro país

En nuestros afanes por rescatar las huellas materiales que los humanos han dejado en su paso por el planeta, le hemos prestado menor atención al medio ambiente o las regiones naturales en las que el hombre se ha desarrollado. Las selvas, bosques, desiertos y valles han sido espectadores de la lucha diaria que los seres humanos han afrontado por sobrevivir, pero también han sufrido el abuso indiscriminado que se ha hecho de sus recursos. La degradación del suelo, la sobreexplotación de los acuíferos y la acelerada pérdida de la biodiversidad son algunos de los efectos del creciente deterioro ambiental que se viven hoy en día no sólo en México, sino en el mundo.

El impacto del desarrollo económico, del crecimiento demográfico y de la explotación de los recursos naturales propició que el 15 de diciembre de 1972 la Asamblea General de las Naciones Unidas designara el 5 de junio como el Día Internacional del Medio Ambiente, con el fin de insistir en la necesidad de mejorar y conservar nuestro entorno. Esta fecha pretende fomentar la sensibilización mundial sobre el medio ambiente y promover la atención y las acciones políticas al respecto. De igual modo, busca incentivar a las personas para que se conviertan en agentes activos del desarrollo sostenible y equitativo y la promoción del papel fundamental de las comunidades en el cambio de actitud hacia temas ambientales.

Así, con el fin de recuperar la importancia que el entorno natural desempeña y ha desempeñado desde que el hombre habita la Tierra, y también para hacer consciencia de que ese mismo entorno es el que nos ha permitido mantenernos aquí hasta el día de hoy, en la colección que presentamos con motivo de esta significativa fecha, ofrecemos a los usuarios una serie de audios que nos acercan a diversas regiones naturales de nuestro país. El canto de las aves en la Huasteca potosina, los sonidos del desierto en Real de Catorce, la biodiversidad de la Reserva Ecológica de Nanciyaga, en Veracruz, y lagunas y bosques de Oaxaca están a nuestro alcance a través de estos recursos sonoros que son la propia voz de la naturaleza; prestémosle atención y no dejemos que se silencie.