lupa
Joyas fotográficas del MAM
Portadilla de Joyas fotográficas del MAM

Joyas fotográficas del MAM

El Museo de Arte Moderno (MAM) reconoce la legitimidad de la fotografía como expresión artística por medio de su archivo, que se conforma en una primera sección con una amplia colección de Manuel Álvarez Bravo, cuya selección fue realizada por él mismo en 1973, cuando el museo adquirió 400 de sus obras. Aquí mostramos dos de las piezas del maestro que son sin duda alguna de las más importantes que se han realizado en la historia de la fotografía mexicana.

En Parábola óptica captura de manera elocuente una escena urbana tomada en 1931, en la que se observa el letrero de un comercio con el que Álvarez Bravo elabora una propuesta visual al invertir las letras del anuncio para crear un juego entre los dibujos de los ojos y los caracteres en los que leemos “La óptica moderna”, y efectivamente la toma muestra una nueva forma de ver a través de la lente y representa la original manera en que compone la imagen este gran fotógrafo. Pronto ganó reconocimiento y se convirtió en profesor de la Academia de San Carlos, en cuya azotea realiza la toma del que quizá sea el desnudo fotográfico más famoso de México: se trata de La buena fama durmiendo, en la que ésta respondió a un encargo que André Breton le solicitó a fin de contar con una obra del autor para ilustrar el catálogo de la exposición de surrealismo que se organizaba en la galería de Inés Amor y que tuvo lugar en enero de 1940.

Otro importante segmento de la colección del MAM es el que refiere a la Fotografía Moderna Internacional, del que mostramos tres piezas de extranjeros afincados en México: Edward Weston, Tina Modotti y Katy Horna, quienes encontraron en nuestro país un refugio creativo. Weston se dedicó a captar objetos simples, pero con figuras interesantes como Las dos garzas, y Tina encontró en los exteriores formas de armonía casi geométrica, como se percibe en Las cañas. Por su lado, ya en la década de los sesenta, Katy Horna publicaría para la efímera revista S.NOB parte de su serie Oda a la necrofilia. Finalmente, de la sección dedicada a la fotografía del siglo XX en México, misma que organizó el museo en 2008, presentamos obras de tres destacadas artistas: Lola Álvarez Bravo, que dota de un halo casi místico a su modelo; de Mariana Yampolsky destacamos uno de sus trabajos más significativos del mundo mazahua, y cerramos la muestra con la emblemática pieza sin título, conocida como la “mujer ángel”, de la serie Los que viven en la arena de Graciela Iturbide en la que se mezclan pasado y presente, naturaleza y modernidad, en la figura de una mujer de largo cabello del desierto de Sonora.