lupa
La toma de la Refinería de Azcapotzalco
Portadilla de La toma de la Refinería de Azcapotzalco

La toma de la Refinería de Azcapotzalco

A sólo 20 días de su toma de posesión como presidente de la República, Miguel Alemán Valdés dio las primeras señales de la actitud que caracterizó su régimen durante los siguientes seis años, donde predominarían la intolerancia y el descrédito hacia los movimientos sociales y sus protagonistas. Se utilizó al Ejército de manera sistemática contra los sindicatos independientes y se impuso el anticomunismo como política de Estado.

En esa época, por primera vez la Confederación de Trabajadores de México (CTM) expulsaría a miembros que no coincidían ya con la ideología priista, a sindicalistas de izquierda y a progresistas, incluyendo a uno de sus fundadores: Vicente Lombardo Toledano. En este contexto, el 19 de diciembre de 1946, tras meses de un conflicto sindical iniciado en marzo de ese año, Alemán ordenó la toma de la Refinería de Azcapotzalco, inaugurada unos días antes, el 20 de noviembre, como parte de los festejos por el aniversario de la Revolución mexicana. Esto sirvió para destituir al Comité Ejecutivo del sindicato petrolero y sustituirlo por otro servil al gobierno. En 1948 el golpe se daría contra los ferroviarios, en 1949 se haría nuevamente contra los petroleros, entre 1950 y 1951 les tocaría a los mineros y, en 1950 también, los telefonistas serían fusionados con la misma intención: quedar bajo el control gubernamental. En la colección que organizamos para recordar ese día, incluimos documentos sobre política petrolera de la época y otros relacionados con el sexenio de Alemán Valdés.