lupa
Fusilamiento de Maximiliano, Miramón y Mejía
Portadilla de <p>Fusilamiento de Maximiliano de Habsburgo, Miguel Miram&oacute;n y Tom&aacute;s Mej&iacute;a</p>

Fusilamiento de Maximiliano de Habsburgo, Miguel Miramón y Tomás Mejía

19 de junio de 1867

El 19 de junio de 1867, con la muerte de Fernando Maximiliano de Habsburgo, Miguel Miramón y Tomás Mejía, llegó a su fin el Segundo Imperio. Aunque desde principios de ese año el gobierno encabezado por el austriaco estaba prácticamente terminado, la retirada en marzo de las tropas francesas que lo habían apoyado desde su llegada a México dio el golpe final a un proyecto de nación liberal, formada por mexicanos comprometidos con la búsqueda de una alternativa para sacar adelante un país inestable económica y políticamente desde su independencia.

A pesar de que tuvo la oportunidad de salir de México con los franceses, Maximiliano decidió quedarse e instalarse en Querétaro junto con nueve mil hombres, sin embargo, su estrategia resultó fallida pues pronto se vio rodeado por los ejércitos comandados por los generales Mariano Escobedo y Ramón Corona. Lo que se conoce como Sitio de Querétaro duró aproximadamente dos meses, en los que se desarrollaron batallas violentas, pero la madrugada del 15 de mayo las fuerzas republicanas tomaron la ciudad y apresaron al emperador. Después de pasar por varios lugares que les sirvieron como cárcel, éste y sus compañeros también prisioneros fueron instalados en el Convento de las Capuchinas. Los juicios en su contra se llevaron a cabo en el Gran Teatro de Iturbide, donde se decidió sentenciarlos a la pena capital, la cual se cumplió alrededor de las 7:10 de la mañana del día 19 de junio de 1867. Para recordar el final de esta etapa de la historia mexicana, elegimos algunos documentos sobre el Habsburgo, Miramón y Mejía y sobre el Sitio de Querétaro.