lupa
Colección Manuel Gutiérrez Paredes. Archivo Histórico de la UNAM.IISUE
Portadilla de Colección Manuel Gutiérrez Paredes. Archivo Histórico de la UNAM.IISUE

Colección Manuel Gutiérrez Paredes. Archivo Histórico de la UNAM.IISUE

20 de noviembre de 1982

Mtra. Oralia Gracía Cárdenas*
Técnica Académica
Archivo Histórico dela UNAM. IISUE

La Colección Manuel Gutiérrez Paredes, que se encuentra resguardada en el Archivo Histórico de la UNAM.IISUE,** contiene un corpus de fotografías de gran valor histórico y documental que contribuyen al estudio y conocimiento del movimiento estudiantil de 1968.

Fueron tomadas por Manuel Gutiérrez Paredes (1924 - nov. 1982), conocido como “Mariachito”, por encargo del entonces secretario de Gobernación, Luis Echeverría Álvarez, para quien trabajó el fotógrafo en el periodo de 1965 a 1970. Gutiérrez Paredes registró los sucesos más importantes del movimiento estudiantil en la Ciudad de México, como las principales marchas, organizadas por el CNH, efectuadas el 13 y el 27 de agosto, ambas fotografiadas desde un balcón del Hotel del Prado, ubicado en Avenida Juárez. La tercera movilización, del 13 de septiembre, conocida como la “marcha del silencio”, también fue tomada con especial atención desde el Monumento a los Niños Héroes y el Paseo de la Reforma. También documentó la marcha del 30 de septiembre, convocada por la Unión Nacional de Mujeres Mexicanas, hecho poco mencionado en las crónicas sobre el movimiento. De esta última, el fotógrafo siguió la que partió del Monumento a la Madre hacia la Cámara de Diputados, entonces ubicada en la calle de Donceles, en el Centro Histórico, y en la que participaron mujeres, niñas, niños y ciudadanos en general exigiendo el cese a la represión y el cumplimiento del pliego petitorio, sobre todo el que correspondía a la libertad de los presos políticos. De estas cuatro grandes movilizaciones, la calidad de algunos de los negativos (formato medio 6 x 6) permite observar con detalle cada uno de los contingentes, los rostros de los manifestantes y el contenido de las mantas y pancartas que llevaban. Algunas son tomas desde distintos ángulos, lo que nos muestra que Mariachito contaba con asistentes que también capturaron los episodios de la marchas del 27 de agosto y la del silencio. La documentación minuciosa de estos episodios a través de las imágenes muestran la importancia que tuvo para quienes fueron partícipes y apoyaron al movimiento estudiantil tomar la calle como espacio de protesta pública.


Por otro lado, también retrató a algunos alumnos de las Vocacionales 5 y 7 del Instituto Politécnico Nacional, así como de la Escuela de Arte Dramático del INBA, que fueron detenidos en la Procuraduría General de la República y en la Jefatura de Policía los últimos días de julio, y que marcó el inicio del movimiento. De ellas puede destacarse que en su mayoría son retratos individuales de frente y de cuerpo completo, que fueron fotografiados con el claro objetivo de identificarlos. Por otra parte, llaman la atención las gráficas que corresponden a la detención de los estudiantes de la Escuela de Teatro, hecho que, por cierto, fue poco mencionado por la prensa en su momento, y luego, con escasas referencias, en las crónicas y en la historiografía del movimiento estudiantil, lo que les da mayor relevancia a esas imágenes.


Mariachito también cubrió el momento en que el Ejército ocupó Ciudad Universitaria, el 18 de septiembre, en donde fotografió con una de sus cámaras Rolleiflex el ingreso de los soldados en las instalaciones. En la explanada de Rectoría capturó la detención de alumnos y profesores, que en ese momento se encontraban de guardia. Hizo un recorrido por algunas facultades y registró las pintas en las aulas, que tenían nombres como Rubén Jaramillo, Arturo Gámiz, Fidel Castro, Ho Chi Min, Mao Tse Tung, los carteles contra la Guerra de Vietnam, y mensajes como: “¡De nuevo a ganar las calles!”, “Y, ahora ¿qué preguntas si apenas estamos empezando?”, “Para nacer hay que destruir un mundo. Herman Hesse”. Además, acudió a la toma del Casco de Santo Tomás del Instituto Politécnico Nacional, el 23 de septiembre, en la que documentó el enfrentamiento entre granaderos y estudiantes en las inmediaciones del campus, a los soldados y granaderos que entraron al Casco y que detuvieron y golpearon al alumnado que se encontraba ahí, y sobre todo, a los miembros del Batallón Olimpia, que se distinguen por llevar un pañuelo o un guante blanco en la mano izquierda. En estas imágenes se puede ver claramente su participación en este acto represivo.


Asimismo, Gutiérrez Paredes estuvo presente cuando fueron detenidos algunos de los líderes estudiantiles en el edificio Chihuahua, el 2 de octubre, después del mitin efectuado en la Plaza de las Tres Culturas. Estas últimas fotografías son muy importantes, ya que son las únicas que se conocen de lo que estaba sucediendo al interior del edificio Chihuahua: estudiantes detenidos, heridos, algunos colocados frente a la pared en ropa interior, con soldados vigilándolos y periodistas atrincherados en el piso. Además, en ellas puede verse nuevamente a los agentes del gobierno que formaron parte del Batallón Olimpia en plena acción. Estas imágenes se convierten entonces en pruebas contundentes que contraponen la versión del gobierno mexicano que durante mucho tiempo negó que dicho Batallón participara en este hecho.

Por otra parte, el fotógrafo tuvo especial interés en capturar pintas, pancartas, mantas y algunos objetos atribuidos a la lucha estudiantil como bombas molotov y armas decomisadas en Ciudad Universitaria y el Casco de Santo Tomás, es decir, todo aquello que sirviera como prueba para vigilar, identificar y señalar a los estudiantes y a quienes manifestaron su apoyo a la causa estudiantil, con el propósito de criminalizar la protesta social, como lo hicieron la mayoría de los medios impresos de la época, que construyeron un discurso editorial que denostaba a los jóvenes calificándolos de “agitadores”, “revoltosos” y “comunistas”. Recordemos que estamos hablando del contexto de la Guerra Fría.


Lo más interesante de esta colección, al menos en lo que se refiere al movimiento estudiantil, es que a 52 años de que fueron capturadas estas imágenes, han adquirido otros usos sociales y políticos que van orientados a una reivindicación del movimiento y a una forma de denuncia de la brutal represión de la que fueron objeto, y por consiguiente, tienen otros significados y lecturas muy distintas a su contexto de realización.


Las imágenes de Manuel Gutiérrez sobre el movimiento estudiantil de 1968 son de las más consultadas y conocidas sobre esta movilización social que marcó un antes y un después en la historia de México durante la segunda mitad del siglo XX. Se han convertido también en todo un referente para hablar sobre el tema, siendo utilizadas en exposiciones, libros, artículos, carteles conmemorativos, películas, documentales y redes sociales. Además de ser un material de una gran riqueza documental e histórica, son ya parte de la memoria visual y del imaginario político de la sociedad mexicana.

*Es autora de “Una mirada desde el poder: el movimiento estudiantil de 1968 en la lente de Manuel Gutiérrez Paredes”, tesis de licenciatura en historia, Escuela Nacional de Antropología e Historia, 2014.

**La Colección Manuel Gutiérrez Paredes, que consta de cuatro mil negativos, de los cuales 1,226 corresponden a los sucesos del movimiento estudiantil, fue adquirida por el AHUNAM en diciembre de 2000; se le compró a la familia del fotógrafo, fallecido en 1982. Es importante mencionar que dichas imágenes no se conocían hasta ese momento. El propio Mariachito le asignó a cada sobre de negativos un letrero que describe de forma general el suceso, el lugar y las fechas en que fueron capturados, lo que fue de gran utilidad para documentar y contextualizar cada una de las fotografías que conforman el acervo.