lupa
Temas
Portadilla de <em>Mercurio Volante:</em> primera revista médica de América

Mercurio Volante: primera revista médica de América

El periódico médico ilustrado Mercurio Volante, con noticias importantes y curiosas sobre física y medicina, sacó a la luz su primer número el 17 de octubre de 1772. Esta publicación logró mantener una periodicidad más o menos semanal durante 16 números, hasta el miércoles 10 de febrero de 1773. Es considerada la primera revista médica de América y detrás de ella se encontraba el doctor guanajuatense José Ignacio Bartolache y Díaz de Posadas, ejemplo del criollo ilustrado novohispano que, a pesar de proceder de una familia humilde, obtuvo el título de bachiller en medicina en abril de 1766, en julio de 1772 alcanzó el de licenciado y un mes después el de doctor.

Como las fuentes de la época lo indican, a Bartolache le resultaba desagradable el oficio de visitar enfermos, por lo que se dio a la tarea de crear una publicación periódica ilustrada para divulgar asuntos relacionados con la medicina, pero con temáticas tan amplias que podían ser leídos por todas las personas aunque no fueran especialistas. La pluma brillante y amena del médico desarrollaba distintas materias en cada publicación, algunas de las cuales incluso ocupaban dos o tres números; también hacía traducciones de documentos europeos con distintos temas científicos; explicaba el uso de aparatos y tecnología de la época, e invitaba a reflexionar sobre distintas ramas de la ciencia.

La revista de Bartolache, surgida incluso 25 años antes que The Medical Repository, de los Estados Unidos, se ha convertido ya en un clásico de nuestra historia cultural, pues no solamente es el primer periódico médico de América, sino uno de los mejores ejemplos de la prosa crítica y de la variedad de intereses de la Ilustración mexicana. Gracias a los ejemplares que se resguardan en Memórica, tenemos una puerta abierta al conocimiento del siglo XVIII y a aquellos hombres de ciencia que nos precedieron: la lectura de sus textos a más de 200 años de distancia es una experiencia vital sorprendente y enriquecedora.