lupa
Portadilla de La captura de lo inanimado. La naturaleza muerta

La captura de lo inanimado. La naturaleza muerta

Para comprender cómo se organizó por muchos años la división temática en las artes plásticas debemos remitirnos a la noción de género; es decir, la agrupación de obras por su contenido constante. En el caso de la naturaleza muerta, las obras representan objetos inanimados, como utensilios de cocina, libros, etcétera, o bien animales muertos presentados ya sea a manera de alimento que será preparado, o bien como fruto de la cacería. En este sentido, muchas de estas obras hacen referencia a espacios concretos, como la cocina y el comedor, e incluso a un área de estudio y meditación. En la selección que aquí presentamos predomina el subgénero del bodegón; en éste destaca el cuidado en la disposición y la composición de los elementos que lo conforman, los cuales se presentan de manera armónica a fin de generar en el observador una sensación de serenidad, y en varios casos, de abundancia.

Resulta muy importante destacar que la riqueza de alimentos que naturalmente se producen en México brinda además al pintor innumerables colores y tonalidades que estallan en cuadros altamente atractivos como los casos de la cocina poblana que incluimos en esta colección. Por tanto, podemos afirmar que el artista que se avoca a este género cuenta con un amplio margen de libertad compositiva.