lupa
Hotel Papagayo en Acapulco

Hotel Papagayo en Acapulco

 
 

Institución: Centro Queretano de la Imagen

La historia del Hotel Papagayo es prácticamente la historia de Acapulco como destino turístico. Lo que empezó como unas cabañas construidas a petición especial del presidente de la república, se convertiría en uno de los centros de hospedaje más importantes de esta zona de Guerrero y el que iniciaría el auge del puerto como un sitio vacacional con visitantes nacionales e internacionales. Su construcción, posterior remodelación y crecimiento, fue obra de un personaje muy polémico de su época, el general Juan Andrew Almazán. Su trayectoria política lo puso en un sitio particularmente difícil y su incursión como empresario lo complicó todo aún más. Su candidatura a la presidencia en 1940 lo convirtió en la oposición, por lo que sus propiedades y negocios estuvieron en la mira de todo el país. Así, el político militar y empresario hotelero, fue muy cauto a la hora de hablar del tema, y su testimonio se registraría hasta mucho tiempo después de que construyó y puso en marcha el hotel.

 

Almazán, Secretario de Comunicaciones en 1931, utilizó sus conocimientos en el área de la construcción y los que le proporcionaba ser miembro del gobierno federal para llevar a cabo varios proyectos en la zona, pues, además de levantar el hotel, puso en marcha un programa de construcción de infraestructura. Para ello constituyó una sociedad que lo financió y en la que participaron amigos del ámbito de la política, como el presidente Ortiz Rubio, el general Joaquín Amaro, el ministro de finanzas Luis Montes de Oca y Lázaro Cárdenas entre los más conocidos. La Compañía Impulsora de Acapulco, fue fundada oficialmente el 31 de enero de 1931 y su objetivo primordial era “la adquisición, urbanización y fraccionamiento de terrenos en la Bahía del Puerto de Acapulco, del Estado de Guerrero y la construcción, venta, arrendamiento y en general la explotación de fincas, hoteles, balnearios, parques y centros de recreo, en los mismos terrenos”.

 

Así surgió el Hotel Papagayo, cuya fotografía presentamos como objeto destacado en esta ocasión, considerado uno de los primeros sitios de hospedaje para la élite política mexicana en el puerto de Acapulco. El edificio, construido con hormigón armado y ladrillo, acristalado en ciertas áreas y con persianas de madera en las habitaciones, fue una de las primeras construcciones con más de tres niveles en el lugar. Ubicado frente a la playa Hornos, vivió su época de esplendor en los años cincuenta. Sus habitaciones con balcón y vista al mar, sus jardines y bungalows, fueron características distintivas del sitio. El sexto y último piso dio refugio a Almazán después de su derrota en las elecciones del cuarenta, y viviría allí por mucho tiempo más, orgulloso de haber sido uno de los pioneros en el desarrollo del puerto y de que el Papagayo fuera el hotel que comenzó la transformación de Acapulco en el principal destino turístico de playa de la República Mexicana.

 

Material de apoyo:

Martínez Figueroa, Paulina, “Hoteles de la Ciudad de México: cultura empresa y sociedad en un espacio moderno (1936-1968)”, tesis de doctorado en historia, México, El Colegio de México, 2015, 355 p.

Mijares Lara, Marcela, “Juan Andreu Almazán y la Compañía Constructora Anáhuac: negocios y política durante la posrevolución (1927-1932) en Marco Palacios (coord.), Negocios, empresarios y entornos políticos en México, 1827-1958, México, El Colegio de México, 2015, pp. 229-261.

 

Institución: Centro Queretano de la Imagen

La historia del Hotel Papagayo es prácticamente la historia de Acapulco como destino turístico. Lo que empezó como unas cabañas construidas a petición especial del presidente de la república, se convertiría en uno de los centros de hospedaje más importantes de esta zona de Guerrero y el que iniciaría el auge del puerto como un sitio vacacional con visitantes nacionales e internacionales. Su construcción, posterior remodelación y crecimiento, fue obra de un personaje muy polémico de su época, el general Juan Andrew Almazán. Su trayectoria política lo puso en un sitio particularmente difícil y su incursión como empresario lo complicó todo aún más. Su candidatura a la presidencia en 1940 lo convirtió en la oposición, por lo que sus propiedades y negocios estuvieron en la mira de todo el país. Así, el político militar y empresario hotelero, fue muy cauto a la hora de hablar del tema, y su testimonio se registraría hasta mucho tiempo después de que construyó y puso en marcha el hotel.

Almazán, Secretario de Comunicaciones en 1931, utilizó sus conocimientos en el área de la construcción y los que le proporcionaba ser miembro del gobierno federal para llevar a cabo varios proyectos en la zona, pues, además de levantar el hotel, puso en marcha un programa de construcción de infraestructura. Para ello constituyó una sociedad que lo financió y en la que participaron amigos del ámbito de la política, como el presidente Ortiz Rubio, el general Joaquín Amaro, el ministro de finanzas Luis Montes de Oca y Lázaro Cárdenas entre los más conocidos. La Compañía Impulsora de Acapulco, fue fundada oficialmente el 31 de enero de 1931 y su objetivo primordial era “la adquisición, urbanización y fraccionamiento de terrenos en la Bahía del Puerto de Acapulco, del Estado de Guerrero y la construcción, venta, arrendamiento y en general la explotación de fincas, hoteles, balnearios, parques y centros de recreo, en los mismos terrenos”.

Así surgió el Hotel Papagayo, cuya fotografía presentamos como objeto destacado en esta ocasión, considerado uno de los primeros sitios de hospedaje para la élite política mexicana en el puerto de Acapulco. El edificio, construido con hormigón armado y ladrillo, acristalado en ciertas áreas y con persianas de madera en las habitaciones, fue una de las primeras construcciones con más de tres niveles en el lugar. Ubicado frente a la playa Hornos, vivió su época de esplendor en los años cincuenta. Sus habitaciones con balcón y vista al mar, sus jardines y bungalows, fueron características distintivas del sitio. El sexto y último piso dio refugio a Almazán después de su derrota en las elecciones del cuarenta, y viviría allí por mucho tiempo más, orgulloso de haber sido uno de los pioneros en el desarrollo del puerto y de que el Papagayo fuera el hotel que comenzó la transformación de Acapulco en el principal destino turístico de playa de la República Mexicana.

Material de apoyo:

Martínez Figueroa, Paulina, “Hoteles de la Ciudad de México: cultura empresa y sociedad en un espacio moderno (1936-1968)”, tesis de doctorado en historia, México, El Colegio de México, 2015, 355 p.

Mijares Lara, Marcela, “Juan Andreu Almazán y la Compañía Constructora Anáhuac: negocios y política durante la posrevolución (1927-1932) en Marco Palacios (coord.), Negocios, empresarios y entornos políticos en México, 1827-1958, México, El Colegio de México, 2015, pp. 229-261.

 
Otros destacados
Otros destacados

Mostrar

por página

-->