lupa
Archivo Histórico y Biblioteca Central del Agua, Comisión Nacional del Agua
 
 

Archivo Histórico y Biblioteca Central del Agua, Comisión Nacional del Agua

La Comisión Nacional del Agua (Conagua) resguarda en su Archivo Histórico y en su Biblioteca Central del Agua la memoria histórica sobre la gestión, la administración y el manejo de los recursos hídricos e hidráulicos de México.

Esta Comisión se creó el 16 de enero de 1989 como órgano administrativo de carácter federal desconcentrado de la Secretaría de Agricultura y Recursos Hidráulicos (SARH), para administrar, regular, controlar y proteger las aguas nacionales en México y facilitar la coordinación entre dependencias (federales, estatales y municipales). En 1994 se incorporó como órgano desconcentrado a la entonces nueva Secretaría de Medio Ambiente, Recursos Naturales y Pesca (Semarnap), que se reestructuró en el año 2000 para formar la actual Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat). Su misión es “preservar las aguas nacionales y sus bienes públicos inherentes para su administración sustentable y garantizar la seguridad hídrica con la responsabilidad de los órdenes de gobierno y la sociedad en general”.

El origen documental contenido en el acervo histórico de la Conagua se remonta a las instituciones que la antecedieron: la Secretaría de Fomento (1891-1917); la Secretaría de Agricultura y Fomento (1917-1946); la Comisión Nacional de Irrigación (1926-1946); la Secretaría de Recursos Hidráulicos (1947-1976); la Secretaría de Agricultura y Recursos Hidráulicos (1977-1989), y la propia Conagua (a partir del 16 de enero de 1989).

La documentación del Archivo Histórico abarca el periodo comprendido entre los años 1558 y 1999, concentrándose la mayor información en la segunda mitad del siglo XIX, con fechas extremas de 1888 a 1999. Tiene más de 240 mil expedientes clasificados y organizados en siete fondos documentales, con aproximadamente 120 mil fotografías y 80 mil materiales cartográficos.

La Biblioteca Central del Agua cuenta con documentación de 1871 a la fecha, catalogada, clasificada y organizada en seis colecciones. De ella destacan los más de 15 mil estudios y proyectos, además de material expedido entre 1926 y 2005. Resguarda, asimismo, imágenes fotográficas, planos, mapas, croquis y muestras de tierra.

Entre sus principales documentos figuran las solicitudes de aprovechamiento de agua, títulos primordiales, memorias descriptivas de obras hidráulicas, informes de inspección y recepción de obras, títulos de derechos de agua, reglamentos de agua, contratos y convenios para construcción de obras, decretos de expropiación, avalúos, pago de indemnizaciones, padrón de usuarios, escritos de inconformidad, trámites de concesión, confirmación de derechos, legalización, asignación, desecación, permisos provisionales, reglamentación de corrientes, demarcación de zonas federales, declaratorias de propiedad federal y declaratorias de zonas de veda.

Los estudios y proyectos que conserva son altamente especializados en temas de agrología, y métodos de análisis físicos y químicos de suelos y aguas, entre otros. Contiene material editado y coeditado por la Conagua y sus antecesoras, que permiten conocer aspectos sobre el impulso y la apertura de la agricultura de riego, el tipo de tecnología implementada para la construcción de obras de grande y pequeña irrigación, así como los beneficios otorgados a las zonas aisladas con limitaciones de agua a través de sistemas de abastecimiento y control del recurso.

También alberga materiales referentes a la organización y explotación de los distritos nacionales de riego, las políticas implementadas para incrementar la productividad, tanto de las áreas de riego como de temporal, la permanencia y desarrollo del Plan Nacional Hidráulico, el proceso de abastecimiento de agua potable en bloque, estudios ambientales sobre calidad de tierras y aguas, saneamiento de aguas residuales, rehabilitación de obras de infraestructura, sobreexplotación de acuíferos y aspectos sobre historia regional.

Cabe destacar la relevancia de los planos agrológicos y topográficos, y las fotografías aéreas del acervo, ya que a partir de estos materiales se puede obtener información detallada para la factibilidad de los diferentes proyectos.

Esta documentación es requerida por usuarios para fundamentar procedimientos jurídicos y contribuye a la toma de decisiones y diseño de políticas públicas, así como a la actualización y el desarrollo de nuevas investigaciones.